viernes, 20 de julio de 2018

Me controlas: El Hechizo Cap 1 al 5

Hace unas semanas que conseguí un nuevo trabajo, me habia pasado unos meses en paro y ya estaba como desesperado y no sabia que hacer con mi vida, con tantos estudios para desempleados intentaba rellenar mi vida. Hasta que un viejo amigo llego para ayudarme, ayudarme entre comillas, ya que me cambio totalmente la vida. Ricardo habia tenido mucha suerte con el trabajo de sus padres y a los pocos meses que comenzó a trabajar para ellos termino llevando todo el negocio. Yo fui a verlo a su despacho y allí el me sonrió, me pregunto si aria lo que el quisiera para tener un buen trabajo, para tener un buen sueldo. Yo que habia tenido que vivir en una pensión sin saber cuanto tiempo podría engañar al propietario para no pagarle, ya que no tenia dinero para hacerlo. Suspire y asentí con la cabeza. El cogió un viejo libro y me miro,lo abrió por las ultimas hojas y pronuncio algunas palabras que no conocía, era un idioma que jamas habia escuchado en mi vida. Sentí como mi cuerpo se transformaba, como mi ropa se hacia mas grande, era por que mi cuerpo encogía, sentí como me creía el pelo, como mi rostro cambiaba, como me crecían pechos, sentía como mis caderas se agrandaban, como mi culo se hinchaba, como mi sexo desaparecía poco a poco convirtiéndose en una vagina. Como habia una pequeña separación entre mis piernas. Me apoye en su mesa de despacho y el me enseño un espejo, al ver mi reflejo me asuste me comencé a tocar el rostro como mis pechos, se me escurrieron mis pantalones y cuando metí mis manos en mis calzoncillos vi que no tenia nada entre las piernas, solo algo con finos labios, era una actriz que habia visto alguna veces, era Kaley Cuoco.

-Tendras todo lo que quieras si eres las mujeres que yo quiera….Desnudate y ven a mi lado.

Negué con la cabeza, pero no podría decirle que no, no quería volver a lo que era, no quería quedarme en paro. Me desnude descubriendo ese cuerpo femenino, era muy agradable el tacto de mis manos, era agradable tener ese cuerpo femenino. Me moví lentamente hacia el y vi que Ricardo tenia los pantalones bajados:

-Bueno te contare una cosa, aparte de ser la mujer que yo quiera que seas también eres mi juguete sexual, vamos hazme una felacion.

Suspire y me puse de rodillas, jamas habia hecho aquello, jamas habia hecho una felacion a otro hombre, pero no era un hombre era una mujer, el taco en mi boca era extraño, pero mi memoria pornográfica me ayudo hacerlo, crecía en mi boca:

-Seras mi amante, te pagare lo que quieras, te mimare como mi amante.

Mis ojitos fueron hacia el,mientras que no paraba de masajear con una mano su polla y succionar con mi boca, hasta que sentí como un liquido caliente se metía en mi boca, Ricardo me cogió de los labios:

-Tragatelo todo y a hora quiero que me escuches, mi secretaria lo sabe todo y te comprara la ropa para el cuerpo femenino que tengas cuando yo lo desee……

Asentí con la cabeza y me trague todo lo que tenia en la boca.

Aquella noche fue muy movida, termine agotada totalmente por la sesión de sexo que Ricardo quería, habia cogido fuertemente las sabanas de la cama mientras que el me cogía de las caderas y me penetraba, sentía sus manos tocando todo mi cuerpo, como podía manipular mi cuerpo por su poco peso en sus manos. Cuando di un largo respiro me quede profundamente dormida bañada en sudor. Cuando abrí los ojos me di cuenta que habían pasado las horas y se habia hecho de día, sin levantar mi cabeza de la almohada vi toda aquella habitación, era inmensa y muy lujosa. Cuando levante mi mirada vi esos pechos que con mi respiración se movía como si fuera unos flanes, moví mis brazos y acaricie mis pechos, desde que Ricardo me transformo en mujer no habia dejado de forzarme sexualmente, no había tenido tiempo en aceptar mi destino y no pude tocar mi cuerpo, mi nuevo cuerpo. El tacto de los pechos y los pezones era increíble para mi. Al bajar mi mano por el ombligo y sentir esa piel, al sentir ese humedecido sexo, las ganas de tocarme y de sexo se volvió a reactivar. Era extraño pero sin a ver tocado nunca una vagina sabia como tocarlo para masturbarme, comencé a gritar sin cesar por el placer que sentía. Volví a quedarme agotada y frente de mi vi un espejo de pie, me levante y vi mi cuerpo desnudo de mis pies a mi cabeza, me gire y pude ver mi perfecto culo. Vi una nota encima de la mesita de noche, la cogí y la comencé a leer “A hora te llamas Linda, quiero que uses la ropa que te deje en el armario, que vallas a comprar ropa y que se note que eres mi nueva mujer, mi ayudante te llevara a las mejores tiendas y te guiara a comprar ropa femenina, te espero en el restaurante donde voy siempre a comer”Cogí la ropa y me la pose encima de mi cuerpo desnudo, no estaba del todo mal:

-Bueno soy una puta pero no tendré que preocuparme con el dinero, me pagara todos mis caprichos, pero odio el sexo etero….

Me costo ponerme la ropa que me habían dejado, por que yo era muy curiosa ya que estaba libre, libre de estar cogida por brazos masculinos, sentir el calor de un hombre encima mio y que me estuvieran metiendo todo eso. Curiosa con las braguitas, curiosa con el sujetador que tarde bastante tiempo en aprender a ponérmelo y cuando me puse la mini falda, me sorprendió las piernas tan largas que tenia y sobre todo lo bien que me quedaba, me puse los tacones y comencé arquear las piernas por que nos sabia andar con ellos. Se escucho como alguien abría la puerta y era Penny la ayudante de Ricardo, una chica bajita de cuerpo delgaducho, con gafas y vestía de la forma mas formal, de la forma mas anti erótica posible, pero seguro que a mi como hombre me hubiera gustado con esas gafitas. Ella fue a la habitación y me vio como me agarraba a la cortina, me caía de culo llevándomela conmigo. Ella se acerco a mi y me ayudo a levantarme, me miro de una forma prepotente ya que para ella era yo otra puta de su jefe, que no sabría ni contar hasta 10.

-Bueno, bueno vamos, vamos te ayudare a maquillarte un poco y a cepillarte el pelo ya que Ricardo me dijo que estabas indispuesta y no podrías hacerlo….

Me comenzó a cepillar el pelo, a ponerme bastante laca para mi perfecto pelo rubio, sentía tirones y que lo hacia muy rápido ya que teníamos la agenda muy apretada, cerré un ojo al sentir un nuevo tirón y suspire:

-Yo, yo soy Linda y te puedo decir que soy mas que una cita para Ricardo...Huy.

Si era algo mas que eso era un amigo de la infancia de el, encima me había transformado en mujer, la mujer que el deseaba que fuera, Penny sonrió al escucharme seguro que mas de una mujer le había dicho eso:

-Si, si claro, una rubia perfecta como tu, con un buen par de tetas y piernas interminables, un culo carnoso, no eres la primera cariño.

Sentí algo de vergüenza al escucharle ya que no creía que tuviera un cuerpo tan espectacular, pero no me gustaba la forma que lo decía, cuando quería contestarle me cogió de los morros con la mano y me paso el pintalabios no podía decir nada, cuando sentí los labios libres, ella comenzó con mis pestañas:

-Si pero yo soy su amiga desde la infancia….

Penny sonrió al verme reflejada en el espejo ya que le había quedado mi rostro perfecto, estaba increíblemente bella, acaricie el espejo y después mi rostro, no podría ser ella, parecía de revista:

-Bueno seguro que estuviste zorreando hasta encontrarte con Ricardo, no es así Linda?

Yo le mire a los ojos:

-No es así, el me obligo para que estuviera a su lado….

Si el me transformo en mujer, en esta monumental mujer, me puse bien los pechos, pero al moverme otra vez seguía estando muy torpe con los tacones, ella me cogió de la mano:

-Si, si claro te obligo a que te tomaras lo que te tomaste ayer que no sabes ni estar en pie en tacones….

Negué con la cabeza ya que no podía soportar esos comentarios de la chica, yo fui un hombre hace unas horas, no tenia que soportar aquel trato, pero por dentro pensé que si conseguía pasar unas semanas ella trabajaría para mi, para la señorita de Ricardo:

-Si, si claro muy borracha, me puedes llevar al salón de belleza.

Comenzó a sonar un móvil, yo mire a todos lados y Penny suspiro, metió su mano en su bolso y me dio mi nuevo móvil, el nuevo Iphone X:

-Toma rubia tu nuevo móvil el mas caro del mercado, solo podrás hablar por el con Ricardo….

Cogi el móvil y espere que Ricardo comenzara hablar:

-Hola nena, buenos días quiero decirte una cosa tienes que ser la mujer mas femenina para mi y estar radiante para comer hoy conmigo, a hora ves al servicio…

Sonreí mirando a Penny y le hice un gesto para que supiera que esa llamada era privada, el me seguía hablando y entre en el servicio, el me dijo que pusiera el manos libres y la video llamada:

-Mmm, mi viejo amigo del colegio, a hora mi chica preferida, quiero ver esos pechos que tienes…

Suspire y me abrí el escote, me baje el sujetador y las comencé a mover solo para el, para la video llamada. Pude ver su rostro y me dijo:

-Masturbate quiero saber como te puedo dominar..

Suspire y me metí los dedos en la boca, me los humedecí y cuando una mano me tocaba los pechos, con la otra me subí la mini falda y me baje las bragas, me comencé a masturbar para el, era su esclava ya que tenia una buena vida, no quería perderla y menos al principio. Penny abrió la puerta y me vio con los pechos fuera las bragas bajadas, despeinada y con el maquillaje corrido por el sudor, ella suspiro:

-Otra vez tengo que maquillarte ¿En serio no eres su puta? Por que ya me cuesta creer que fuerais amigos desde el colegio.

Andaba como podía por la calle, esos tacones eran imposibles de controlar y temía por mis tobillos, me agarraba con fuerza a Penny mientras que ella me leía lo que tenia que hacer el día de hoy, forzaba una sonrisa al escucharla:

-Cinco horas de gimnasia y yoga, sauna, salón de belleza, después ver a Ricardo que te estará esperando en el restaurante…..

Trague saliva frente a la puerta del gimnasio, pero era una creado para mujeres con dinero, con su balneario, con su salón de belleza, mire a Penny a los ojos, no podría ser que me tuviera que reventar haciendo gimnasia, pero era así como me quería Ricardo:

-Espera me quiere agotada de hacer gimnasia, me quiere que este perfecta para el?

Penny suspiro:

-Valla no lo tienes claro, tienes que tener el ombligo como una tabla, una musculatura perfecta y depilada hasta el ultimo centímetro de tu cuerpo, maquillada hasta la perfección, con el pelo perfecto, para ser perfecta hay que sufrir….

Al menos me pude cambiar de calzado y con los pantalones de licra, camiseta de tirantes y chaquetilla de chándal y me quede asombrada al ver aquel sitio, dios mio cuantas maquinas, cuantas clases, cuantas mujeres, juraría que habían cantantes, actrices y algunas mujeres que había visto en algún programa de cotilleo. Me quede pensativa para saber por donde empezar y vi como una monitora se acerco a mi, era mi profesora privada:

-Vamos Linda es tu primer día y tenemos que comenzar con las clases, vamos a comenzar a sudar sin cesar…..

Un montón de clases, de cosas que no tenia como se pronunciaban, solo sabia que me gritaban, solo se que comencé a sudar sin cesar, que agotada de tanto ejercicio, me estaban matando sin cesar, con tantas maquinas, al final termine en la ducha casi de rodillas ya que me habían sacado hasta la ultima gota de grasa de mi cuerpo, me bañaba con esa agua caliente y deseaba que esto no se terminara nunca:

-Madre miá estoy echando de menos estar en casa con mi sofá tocándome los huevos, a hora no lo tengo….Me mataran.

Creía que me moría mientras me masajeaban el cuerpo, por fin algo de relax, para mi cuerpo agotado por las horas de gimnasia, sonreía al sentir como manoseaban mi espalda, después de cambiarme fui a la peluqueria, me hacían las uñas mientras también me maquillaban.

Penny estaba esperando fuera del gimnasio y salón de belleza, se quedo con la boca abierta al verme salir, estaba radiante, estaba perfecta, despertaba el apetito sexual de cualquier hombre o hasta cualquier mujer. Le mire y sonreí:

-¿Estoy también? Pues por dentro estoy agotada.

Las dos lleguemos al restaurante donde me esperaria Ricardo, penny se puso bien las gafas y me miro a los ojos:

-Pues me toca ir a la oficina y tu podrás comer con tu amante..

Me mire las uñas y veía tanta perfección, me acaricie el pelo, el rostro y si era mi mujer ideal, la mujer ideal que me había transformado, paso algo extraño y mi pelo cambio de color, paso de rubio a castaño, perdi pecho y culo, saque de mi bolso un espejo y vi que era Emma Watson, negué con la cabeza, mi pelo se volvió rubio y me comencé a hinchar sin cesar, empece a engordar sin cesar, lo veía en mis dedos, negué con la cabeza y vi que era Rebel Wilson. Asusta vi que me comencé a deshinchar rápidamente y viendo mi reflejo en mi espejito volví a ser Kaley Cuoco, suspire llevándome la mano al pecho. Ricardo llego y me cogió de la mano:

-Pues cariño ya te abras dado cuenta que puedo dominar tu cuerpo y podrás ser cualquier mujer, pero por a hora seras Kaley…..

Negué con la cabeza:

-Entonces yo seré todas esas amantes que dice Penny?

Ricardo hacia lo que quería cuando quería, por eso me llevo al servicio, me hizo que me agachara que me apoyara contra la pica y me subió la mini falda, me bajo las bragas y me penetro analmente, cerré los dientes con fuerza, mientras que una lagrima se me caía por mi cara, pensaba que mi culo estaría curado después de la primera penetración anal, la primera de mi vida. Me cogió de las caderas y sentí sus empujones, para que no gritara me puso en la boca una toalla. Abrió los ojos como platos al sentir mi ano a rebosar de semen. Me levante poco a poco y me puse bien mi ropa, me gire y le mire a los ojos, el me acaricio el rostro con cariño:

-No me mires así, puedo hacer lo que quieras contigo…

Nos sentemos a la mesa, la mejor mesa del restaurante mas famoso de la ciudad,siempre a la moda, ami me dolía el culo por lo que habíamos hecho en los lavabos, vi un montón de tenedores y trague saliva, yo con un tenedor y un cuchillo ya era feliz, el me miro y sonrió:

-Tendré que pedirle a Penny que te enseñe a usar los cubiertos….

Trague saliva y suspire:

-Creo que pediré algo de sopa que es lo único que se usar entre tanto cubierto….

Ricardo me cogió la mano y me miro a los ojos:

-Piensa que podrás tenerlo todo, la mejor ropa, si aprendes a conducir el coche mas caro y la vida que todos envidiaría….

Suspire:

-Solo tengo que dejarme follar en cualquier lado ¿Espero que tu solo seas mi amante?

Ricardo sonrió:

-Se que eras un parásito no tenias dinero, no tenias nada pues te doy la oportunidad para que seas mi amante, mis amantes, cuando me canse de ti seras otra mujer para mi…...Bueno puede ser que te comparta con otra persona, porque yo soy tu amo yo te controlo.

Comenzó a sonar una melodía, la orquesta comenzó a tocar una balada y yo vi como la gente se levantaba para bailar, les mire con envidia, con esos tacones y con las agujetas que comenzaba a tener, no podría moverme como ellos, pero Ricardo se levanto y me dio la mano, solté mi servilleta y suspire:

-No me fastidies…

Me levante y me cogió de la cintura yo le cogí de los hombros, me deje llevar por el, sentirme con el hasta me parecía agradable, me sentía segura, quería que aquel baile durara para siempre, por que sabia que cuando terminara estaríamos en la cama y me follaría, no podía negarme.

-Me pegado horas de gimnasia, tengo agujetas hasta en las orejas, estoy agotada y creo que este corazón late sin parar, me gusta estar así, me gusta ser la mujer protegida.

Ricardo sonrió mirándome a los ojos:

-Sabes yo siempre fui un proteccionista, buscaba a la mujer perfecta y me dije por que no crearle, te creado y te protegeré cariño…..

Suspire y apoye mi cabeza en su hombro:

-Ains no quiero parar nunca ya que terminare en la cama y tendré que disfrutar de algo que no me apetece, no podría moverme en la cama, pero lo tengo que hacer…….

Después nos tomemos un café y el me hablaba de su vida perfecta, me miro a los ojos y sonrió:

-Cuentame como fue tu vida, hasta el día de hoy…

Suspire y negué con la cabeza, me mordí el labio:

-Pues no encontraba ningún trabajo, vivía en casa de mis padres, me sentía fatal con las mujeres, pero quien me diria que seria una y encima tendría todo lo que soñaría…

En la limusina el me tocaba la pierna y yo negué con la cabeza mirando por la ventanilla, el me hizo un gesto para que me calentara, que me pusiera en marcha, busque algo de fuerza dentro de mi cuerpo y lo hice, me gire y le comencé a besar, sentándome en su regazo, el me toco el culo, me acaricio mis piernas y sentía como sus dedos me tiraban de mi tanga. Al llegar a casa el me cogió d ella mano y me miro a los ojos:

-Te voy a enseñar algo que me gusta, tengo mis secretos en esta habitación….

Me deje llevar por el, me deje llevar por su mano hacia la habitación que tenia cerrada con llave, solo esperaba que no le fuera el sexo dura, no quería terminar con mi cuerpo destrozado como una actriz porno retirada. Al abrirse la puerta vi miles de fotos de actrices, cantantes, modelos, presentadoras de televisión y el nombre bajo su foto. Me quede mirandolo y una sonrisa nerviosa apareció en mi rostro:

-¿Pe-pero?

El me acaricio el rostro:

-Mil cuerpos que puedes tener para mi, estuve estudiándolo durante meses.

En el baño me mire al espejo con el picardias que el me había comprado, tan corto, tan justo, tan suave, me acerque al espejo y me vi reflejada:

-Vamos, vamos hay que comportase como una pura para no seguir sufriendo, por no tener otro cuerpo, por no volver a ser un fracasado…...Vas a salir y devorarlo.

Cogi mi móvil y mire en algunas paginas porno, tenia que imitar todas las posturas de esas actrices, tenia un cuerpo flexible machacado en el gimnasio, podría hacerlo, si puedo hacerlo. Abrí la puerta y me apoye en el marco de la puerta, tenia que ser una furia sexual, vi que Ricardo estaba ya preparado, tenia su polla muy dura:


-Vamos a follar sin cesar…….Si.


Has disfrutado de una nueva historia, pues ya sabes aqui encontraras relatos tg de muchos generos, disfrutar al maximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recordar compartir o Comentar la entrada